Please assign a menu to the primary menu location under MENU

ideas para jugar

Mi ballena es verde

Os vamos a contar una historia que se podría repetir en cualquiera casa y que nos llena de ternura. Atentos porque cualquiera podría tener en casa una ballena verde.

Mi ballena es verde

-¿Sabes qué dibujé en el cole y me salió chulísimo?

– ¿Qué cosa?

-Una ballena.

Abre entusiasmada su caja de colorines y elige el lápiz. Hace un trazo gordote y después una especie de fuente sobre el lomo. Pasa el dedo por los colores de madera y se para en el verde con una sonrisa en la cara. De pronto el gesto desaparece, escoge de mala gana un grisáceo y comienza a pintar con grandes trazos en interior de su ballena.

_ ¿Qué sucede? ¿No te gustaba el verde?

_ Me dijeron que las ballenas no son verdes.

_ ¿Tú crees alguien vio alguna vez una ballena?

_ Yo creo que no.

_ Y tú, ¿dónde viste tu ballena verde?

_ Aquí. _Me dice mientras se señala con el dedo la frente.

Saco el lápiz verde de la caja y se lo extiendo. Lo coge muy contenta y pinta su ballena muy despacito, sin salirse.

Ballena verde

La creatividad es la expresión máxima de la libertad

Desde pequeña me enseñaron que había que respetar a las personas que saben más que tú. En consecuencia, admitámoslo, somos los adultos pero hay aspectos de la vida en los que los niños nos superan con creces. La creatividad es uno de ellos y no debemos imponer nuestras normas en este área ni a un niño ni a un adulto. La creatividad es la expresión máxima de la libertad. No pienses que tu hijo va a crecer pensando que las ballenas son verdes, solo es su modo de transmitir una idea. Su idea.

Aceptar la forma en que cualquiera resuelve una forma de expresión es una muestra de respeto. Nunca me enseñaron que el respeto dependía de la edad. Respeto es una palabra que merece todo el mundo; adultos y niños. Así que, respeta su creatividad y deja que pinte su ballena verde, amarilla, morada o como más le guste.

Hay quien dice que la educación artística distrae de las demás asignaturas.

Y yo digo: ¡por supuesto, AFORTUNADAMENTE!

¡Por un mundo lleno de ballenas verdes!

 

 

Os proponemos un juego. Aquí os dejamos una plantilla de nuestra ballena. Pinta con tu hijo esta ballena. El objetivo será hacerlo de cualquier color salvo gris. Poned en marcha vuestra imaginación y disfrutad de este momento juntos. A ver cuál es la más bonita 😉

Pincha aquí