creciendo juntos

Asociación de alumnos. Revoluciona la educación

Diez de la noche, intento explicarle a mi hijo qué es un estudio de mercado.

Todo proyecto empresarial que se precie debería comenzar por un buen estudio de mercado en el que se pregunta al futuro consumidor sobre nuestro producto. Así nos hacernos una idea sobre su viabilidad comercial. Siempre es mejor ir sobre seguro…

Después de contarle los beneficios de preguntar al cliente sobre cómo le gustaría que fuera el producto que testeamos, me pregunta:

– ¿En el colegio hacen de eso?

– En el cole está el AMPA . La asociación que representa a los padres y madres de alumnos. Es el canal para hacer llegar las propuestas a dirección con el fin de hacer futuros cambios o modificaciones.

– ¿Y cómo sabéis vosotros qué cambios hay que hacer en el colegio si no estáis ahí? ¿No sería mejor que hubiera una asociación de alumnos que propusiera esos cambios? Los consumidores finales somos nosotros.

¿Recuerdas el año pasado cuando pintaron todas las aulas de verde? Pues no nos gustaba a ninguno. Si nos hubieran preguntado… Al fin y al cabo somos nosotros los que estamos ahí cada día.

Te propongo un cambio

Su comentario me hizo reflexionar profundamente. Fuera del ámbito estético sobre el que también deberíamos pedir su opinión, llegamos al área del apredizaje que es lo que más me preocupa. En unos días comenzará el curso escolar con la clásica reunión de padres en la que nos explican cómo los docentes con toda su voluntad y sujetándose a las encorsetadas reglas legales, han programado el curso de nuestros hijos pero, ¿les hemos preguntado a ellos al respecto? ¿sabemos cómo les gustaría que fueran las clases?

Me sorprende lo poco que dejamos participar a los alumnos en su propia educación. Comienzan las clases con un aluvión de información sobre el proyecto del curso con sus cambios y sus respectivas actividades previamente programadas.

Aprendamos a escuchar a los alumnos

¿Por qué en los centros hay una asociación de padres  y no hay una asociación de alumnos que aporte ideas sobre nuevas formas de aprender? Ideas sobre cómo les gustaría que les enseñaran. ¿Por qué su cometido en el periodo escolar es únicamente aprender y no el de aportar ideas sobre cómo llevar a cabo su propio aprendizaje? ¿No sería mejor si los alumnos estuvieran representados en las reuniones para la toma de decisiones relacionadas con su educación?

Hay un millón de canales intermedios que nos pueden permitir cambiar las cosas dentro de la rigidez de la normativa educativa actual. Escuchar a los alumnos antes de imponer nuestras propias normas podría ser el primer paso hacia un cambio real en la educación.

¿Desde cuándo se plantea un proyecto empresarial de espaldas a su destinatario? Cualquier iniciativa que se precie comienza por un estudio de mercado en el que se pregunta al consumidor final, ¿o no?